publicidad
Managua
18.08.08
Regístrese gratis aquí  |  Administre su perfil de usuario  |   
Portada
Última Hora
Política
Nacionales
Economía
Campo & Agro
Regionales
Editorial
Deportes
Sucesos
Internacionales
Opinión
Revista
Vida Social
Cartas al Director
Caricaturas
Agenda de Eventos
Eventos Empresariales
Tecnología
Religión y Fe
Mosaico
Entrevista
Enfoque
Hablemos del Idioma
Noticias >> Nacionales
Carla Fjeld (LA SPRENSA/ ARCHIVO)
Canasta básica inalcanzable
El alto costo de la canasta básica se ha convertido en un verdadero reto para miles de familias
Jeniffer Castillo Bermúdez
nacionales@laprensa.com.ni
publicidad
Aprovechar los recursos naturales

La nutricionista Carla Fjeld dijo que en Nicaragua es muy común ver árboles frutales en las casas. “El mango es una excelente fuente de vitaminas C y A que apoyan el funcionamiento del sistema inmunológico, el agua de coco es buena para hidratarse y mantener un buen nivel de electrolitos pero hay que consumirla inmediatamente, sin exponerla al aire, porque pierde calidad”, señaló.

“Combinar la vitamina C con carne acompañada de frijoles que contienen hierro, proporciona una mejor absorción de nutrientes”, recomendó la nutricionista.

Otra fuente de hierro y ácido fólico es el marango, de éste se pueden comer las hojas, flores, las raíces y la parte exterior del tronco, todo esto se puede incorporar en todas las comidas.

Fjeld añadió que la grasa del aguacate es la mejor grasa que existe para la salud, y mucha gente tiene acceso a éste.

El precio actual de la canasta básica, de acuerdo con el Banco Central de Nicaragua, es de ocho mil 626 córdobas. Sin embargo, no todos los trabajadores ganan lo suficiente para enfrentar este precio elevado.

Según datos encontrados en el sitio web del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), los departamentos en los que se concentra el mayor índice de pobreza severa son las Regiones Autónomas —RAAN y RAAS— y parte de la región central, y el índice más bajo de pobreza se localiza en la región del pacífico, principalmente Managua, Masaya y Carazo.

Salarios miserables

Los salarios varían según el trabajo que desempeñan los trabajadores. Éstos van desde mil 900 córdobas que es el salario mínimo, hasta muy buenas cantidades que permiten tener una vida sin complicaciones.

Días atrás el movimiento sindical propuso incrementar un 53 por ciento el salario mínimo, “para esto nos basamos en una encuesta al pie de venta, que consiste en cotizar el precio de cada producto que conforma la canasta básica compuesta por tres rubros: la canasta básica alimentaria, vestuario y productos de higiene personal”, dijo Luis Barbosa, representante del Frente Nacional de los Trabajadores (FNT).

Barbosa dice que en Nicaragua debería existir un único salario mínimo para los sectores formales y que éste sea por lo menos el costo total de la canasta básica.

“Es impresionante que en nuestro país un trabajador gane mil 179 córdobas. Para que una familia tenga acceso a la canasta básica con este salario deben trabajar, por lo menos, siete personas en una sola casa”, apuntó Barbosa, quien reiteró que los empresarios además de imponer los altos precios, también imponen los salarios de miseria a sus trabajadores.

círculo vicioso

El salario mínimo, como su mismo nombre lo indica, es la cantidad mínima que debe recibir un trabajador para suplir sus necesidades básicas. Sin embargo, el economista René Vallecillo dice que si se decretara que el salario mínimo fuera de ocho mil 600 córdobas, el problema económico del país se agravaría porque lo que habría es una “espiral inflacionaria” que la pagarían únicamente los trabajadores.

El economista recordó que en la discusión del salario mínimo hay dos posiciones, por un lado los sindicalistas proponen que el salario mínimo debería cubrir el 100 por ciento de la canasta básica y, por otra parte, los empresarios opinan que este aumento no es factible. “¿De qué sirve que te suban el salario, si después te lo van a quitar a través del aumento en los precios de los productos?”, advirtió.

“Las economías más desarrolladas proponen un salario en base a la productividad, por cada día/hombre cada trabajador debe producir más, esto permitirá que la economía sea más competitiva y que exista un crecimiento económico que permitirá el aumento salarial a largo plazo”, recalcó Vallecillo.

Dos mil 455 kilocalorías

Barbosa afirmó que la macroeconomía está divorciada de la microeconomía que no permite ni comer a los trabajadores.

“Un trabajador que gana dos mil seis córdobas cubre un 20 por ciento de la canasta, lo que quiere decir que puede consumir a duras penas 500 kilocalorías, cuando los indicadores internacionales sugieren que los trabajadores nicaragüenses consuman dos mil 455 kilocalorías”, agregó.

Según Barbosa, el no alimentarse bien es la razón principal por la que los trabajadores no rinden en sus responsabilidades. Por el contrario, la nutricionista Carla Fjeld, directora general del restaurante la Ola Verde, dice que los salarios bajos no deben ser impedimento para que las personas obtengan los nutrientes y vitaminas necesarias para una buena alimentación, para eso propone consumir frutas, legumbres y verduras que están al alcance de todos.

“Alimentarse bien con los recursos limitados es muy difícil, hay que buscar soluciones que estén al alcance de todos, hay que cosechar y aprovechar los recursos naturales como son las frutas, legumbres y verduras ricas en nutrientes y vitaminas que el organismo necesita para un buen funcionamiento”, aseguró la nutricionista.

AREGLARSE CON POCO

En un recorrido por los mercados de Managua, un equipo de LA PRENSA constató que la población no acude a los mercados como antes. Las principales áreas de venta como la de los granos básicos, frutas y verduras estaba vacía y las pocas personas que llegaban a comprar son propietarias de pequeñas ventas o pulperías.

Marbeli González, comerciante de verduras en el Mercado Roberto Huembes, dijo sentirse afectada por las constantes alzas en los precios de los productos, principalmente de consumo, porque esto le baja considerablemente sus ventas. “Casi no se vende y cuando la gente se acerca a preguntar los precios, da la vuelta porque asegura que están muy caros”, apuntó.

Por su parte Karla Silva, vendedora de queso del mismo mercado, señaló que al día vende aproximadamente ocho libras de queso, poco menos de la mitad de lo que vendía hace unos cuantos meses.

Pero los comerciantes no son los únicos afectados con el alto costo de la canasta básica, Rosa Flores, ama de casa, quien realizaba sus compras en el supermercado Palí de Rubenia, recordó que en años anteriores con 800 córdobas compraba todo lo necesario para su hogar, pero esta vez no lleva ni la mitad de lo que necesitan.

La familia de Flores consta de tres personas, por eso no invierte mucho en la compra de productos básicos. “Esta vez no me alcanzó para comprar el cereal, consomé, papel higiénico ni el ace (detergente)”, dijo Flores quien señaló que en su hogar consumen alrededor de 15 libras de arroz y frijoles.

Flores advirtió que si las alzas siguen su curso, tendrán que reducir un poco la cantidad en libras de granos básicos; “la única que trabaja es mi hija y con lo que ella gana no nos ajusta para mantenernos durante todo un mes”, señaló.

Por su parte María Sosa, vendedora ambulante de caramelos y galletas del barrio Sol de Libertad, aseguró que de su negocio obtiene 40 córdobas al día y esta cantidad para su familia de cinco personas no es nada; “con lo que gano no alcanza para comer carne, generalmente comemos arroz y frijoles, incluso hay días en que sólo hacemos dos tiempos”, afirmó.

Sosa recalcó que además de los 40 córdobas que gana al día, ella recibe 400 córdobas al mes por el alquiler de uno de los cuartos de su casa, “opté por alquilar mi cuarto para tener mas dinero, ahora yo duermo en la sala y mis tres hijos en un solo cuarto”.

Para la familia Canales Estrada, integrada por cinco personas, tres niños y dos adultos, el alto costo de la canasta básica no es impedimento para alimentarse bien.

En esta familia, los ingresos suman aproximadamente 28 mil córdobas, de los cuales dos mil 500 córdobas son destinados para la compra mensual de granos básicos y otros productos de higiene personal; 600 córdobas para la compra quincenal de frutas, legumbres y verduras, y 800 córdobas para la compra semanal de carnes (pollo, carne de res y pescado).

Vilma Estrada, ama de casa y administradora de estos ingresos, dijo que además de estas compras, gasta un excedente a diario que en algunos casos suma hasta 200 córdobas.

“Mi canasta básica incluye jabón, desinfectantes, papel higiénico, sopas maggi, espagueti, productos de aseo personal y granos básicos que considero esenciales”, afirmó estrada.

Sin embargo, Estrada recalcó que con lo que ganan no les alcanza para las cosas extra que podían hacer antes, como salidas de compras, paseos y otras cosas para la recreación de los niños, porque los 28 mil córdobas le salen completos con el mes.

Noticias Servicios Suplementos Especiales Publicidad Enlaces
Mapa del Sitio Nicas en el Exterior Contactos Ayuda
©LA PRENSA 2009 Aviso legal Política de privacidad Consultas y Sugerencias
Manual de Estilo de LA PRENSA
Fotorreportajes
Sucesos del 2006: Nicaragua
Búsqueda