Managua, |
Regístrese gratis aquí  |  Administre su perfil de usuario  |   
Inicio
Nosotras
La Prensa Literaria
Aquí Entre Nos
El Azote
Chavalos
Suplemento Deportivo
Negocios y Economía
Portada
Última Hora
Política
Nacionales
Economía
Campo & Agro
Regionales
Editorial
Deportes
Sucesos
Internacionales
Opinión
Revista
Vida Social
Cartas al Director
Caricaturas
Agenda de Eventos
Eventos Empresariales
Tecnología
Religión y Fe
Universitaria
Mosaico
Nuestra Gente
Entrevista
Enfoque
Hablemos del Idioma
Suplementos >> La Prensa Literaria
(LA PRENSA/Ilustración Bismark Rodríguez)
Cuentos de Tío Coyote y Tío Conejo
En 1957, Pablo Antonio Cuadra publicó una colección de cuentos de Tío Coyote y Tío Conejo, historias populares que han sido recopiladas y contadas por generaciones. En esta ocasión publicamos la versión de PAC

Estera una vez una viejita que tenía una sandilla. “Sandillas” grandes de tierra negra. Un día por ahí, se vieron Tío Coyote y Tío Conejo, y como estaba madurando el sandillal, se concertaron para merendárselo. Tío Conejo cuidaba un rato y Tío Conejo comía, y así, al revés. Pero la viejita que estaba encariñada con su campito de frutas todos los días renegaba: “¡Bandidos, ladrones, me las van a pagar!”

El domingo, la viejita al salir de misa se fue donde el señor Obispo y le dijo:

— ¡Señor Obispo, le voy a mandar de regalo una gran sandillota; la más rica!

Y el señor Obispo la bendijo.

Pero Tío Conejo estaba en el patio robándose unas lechugas y oyó a la viejita y ay nomás salió en carrera donde Tío Coyote:

— Tío Coyote, vamos a hacerle una buena pasada a esta vieja renegona.

Y se fueron hablando.

A poquito llegó la viejita y ellos se escondieron detrás de unas matas. Y la viejita fue tanteando todas las sandillas, una por una:

— ¡Esta es la más hermosa! La voy a cuidar para el señor Obispo y pa que estos bandidos ladrones de fruta no la vean, la voy a poner bajo estas hojitas de plátano.

Tío Coyote y Tío Conejo se estaban riendo y se volvían a ver. Y cuando se fue la viejita se fijaron dónde estaba la sandía y diario la iban a ver y la tanteaban.

Bueno, pues; pasaron sus días y ya estaba bien madura la sandía. ¡Grande y hermosa, bien aseada!

Y entonces Tío Conejo le abrió un hoyito y con la pata le fueron sacando y se fueron comiendo todo el corazón hasta que la dejaron vacía como calabazo. Y después se cargaron los dos dentro de la sandía y la volvieron a tapar dejándola a como estaba, bien disimulada.

Al día siguiente llegó la viejita:

— ¡Qué buena sandilla! ¡Qué buen regalo para el señor Obispo!

Y fue a traer su rebozo y corló la sandía y se fue ligerita donde el señor Obispo.

— ¡Aquí le traigo este regalito, mi padrecito!

— ¡Muchas gracias, mijita, Dios te lo pague!

Y cuando llegó la hora del almuerzo el señor Obispo le dijo al Sacristán:

— Andá traeme un cuchillo grande bien filoso, pues yo mismo quiero partir esta sandilla tan hermosa.

Y ya se puso a partirla. Y pega el brinco. ¡Qué susto! ¡Estaba repleta de ñaña!

— ¡Buff!, dijo el Obispo, y la aventó de un lado. ¡Esta vieja puerca ahora verá!

Y mandó al sacristán que se la fuera a llamar.

La viejita llegó muy alegre, corriendo. “Esto es que el señor Obispo me quiere agradecer con algún regalo”, pensaba. Pero llegando, el señor Obispo estaba furioso y le dio una gran regañada y le enseño la ñaña de la sandilla y le dijo que se iba a ir al infierno por irrespetuosa.

Y se volvió triste. Y le iba echando maldiciones al que le hubiese hecho la trastada.

— Me las paga el que sea, dijo. Y puso a la entrada de la huerta un muñeco de breya (brea).

El tío Conejo, que es fachento, llegó ese día al frutal y vio el muñeco que le cortaba el paso:

— ¿Ideay, hombré? ¡Quitate de ahí o te quito!

Como el muñeco se quedó callado ay nomás le dio un trompón y se quedó pegada la mano en la breya.

— ¡Soltame o te pego!, le dijo Tío Conejo.

Y como el muñeco se quedó callado, le deja ir otro trompón y se pega de las dos manos.

— ¡Si no me soltás te pateo!

Y le da una patada y se pega de las dos patas.

Ya arrecho Tío Conejo porque estaba forcejeando para soltarse, dice otra vez:

— Si no me soltás, bandido, te pego un panzazo.

¡Y ónde le iba a responder el muñeco! Entonces— ¡Pas!— le da con la barriga y se pega todito.

En eso llega la vieja.

— ¡Ajá! ¡Conque vos sos, conejo bandido, el que me has hecho tantas carajadas! ¡Vas a ver!

Y cogió una red y lo encerró. Y Tío Conejo veía que la vieja prendía las brasas de la cocina y ponía a calentar el asador al fuego.

Cuando en eso pasó por allí Tío Coyote. Entonces Tío Conejo apenas lo vio, le dijo:

¡Adiós, Tío Coyote! ¡Venga para acá!

Tío Coyote se le arrimó.

— ¿Qué estás haciendo encerrado ahí?

— Pues estoy esperando una gallina que me están cocinando. ¿No quiere acompañarme?

— Bueno, Tío Conejo.

— Entre por aquí entonces, Tío Coyote, le dijo Tío Conejo.

Y Tío Coyote por de fuera abrió la red y en lo que se iba metiendo, el Conejo salió en carrera. Ya estaba llegando la vieja cuando éso. Y traía un gran asador bien caliente, rojo.

— ¡Ahora verá ese cagón si no me las paga todas!

— Conque tenés tus mañas. ¡Velo al bandido!, ¡ya se hizo coyote! ¡Pero a mí nadie me engaña!

Y le mete el asador entre el culo. ¡Nunca había brincado tanto Tío Coyote! Y sale disparado pegando gritos y dándose contra los palos. Y ahí bajo de una mata estaba viendo todo Tío Conejo, y cuando pasó chiflado Tío Coyote, Tío Conejo, muerto de risa, le gritaba:

¡Adiós Tío Coyote, culo quemado! ¡Adiós tío Coyote, culo quemado!

II

A pues otra vez, se encontraron Tío Coyote y Tío Conejo a la orilla de un zapotal.

— Vamos a comer zapotes, Tío Coyote, le dijo Tío Conejo.

Pero Tío Coyote ya andaba roncero. Tenía hambre. Pero maliciaba del Tío Conejo.

— ¡Vamos, hombre! ¡Hay que ser resuelto, están toditos maduros y vea qué ricos!

— ¡Vamos, pues!, le dijo al fin Tío Coyote.

— Entonces, como usté no puede subirse a los palos, se queda abajo, y yo me subo arriba y se los voy aventando.

Y así fue: Tío Conejo ligerito se encaramó a un zapote bien cargado. Allí cortó los más maduros y se los comió.

— Ahora le toca, Tío Coyote. ¡Abra la boca que ahí le va uno bien maduro!

Y en diciendo eso cortó un zapote celeque, bien duro de tan verde y se lo voló. El Tío Coyote, creído, abrió la bocota esperándolo suave y madurito. Y ¡país! Le cayó pesado y le quebró toditos los dientes.

¡Qué carrera otra vez la del Tío Coyote, con todo el hocico golpeado y sin dientes! Y Tío Conejo, muerto de risa, le gritaba desde arriba del palo:

— ¡Adiós Tío Coyote, dientes quebrados, culo quemado!

III

Allá, al tiempo se volvieron a encontrar en un camino Tío Coyote y Tío Conejo. Se traían hambre y mucha sed. Y ya era bien noche y estaba llenando la Luna.

Como al rato se toparon con una poza. El agua estaba muy sincera y delgada y reflejaba la Luna. Y ay nomás bebieron.

¡Truclús!, ¡truclús!, ¡truclús!...

En eso le dice tío Conejo:

— ¿Tío Coyote, quiere que comamos queso?

— Pues, claro, le dijo Tío Coyote.

— Aytá en el fondo el queso, ¿que no lo ve? Y le enseñó la luna bajo el agua.

— Ujú. Y es grande, le contestó Tío Coyote.

— Pues bebamos el agua entre los dos hasta que sequemos la poza.

— Y ya se ponen a beber. Pero el bandido del Tío Conejo hacía como que bebía y no tragaba.

— No baja la poza, Tío Conejo, dijo al rato Tío Coyote.

— ¡Jesús, Tío Coyote! Para comer hay que trabajar.

Y siguieron bebiendo. Y el Tío Coyote tragaba mientras que Tío Conejo sólo arrimaba la trompa al agua, de puro bandido.

Ya al rato Tío Coyote estaba panzón y le dijo al Tío Conejo:

— ¡Ya no aguanto!

— ¡No sea inútil, Tío Coyote! ¡Véame a mí qué serenito estoy!

— Sí, Tío Conejo, pero es que siento que me está saliendo el agua por el culo.

— No tenga cuidado. Eso se remedia muy fácilmente...

Y en un milpal seco que estaba al lado, recogió un olote y se lo zampó en el culo.

Y siguieron bebiendo... pero el zángano del Tío Conejo nada que bebía. Y el pobre Tío Coyote, tru-cús, tru-cús, ya casi se desmayaba.

— Oiga, Tío Conejo. Francamente ya no aguanto. Siento que se me sale el agua por las orejas.

Corrió el Tío Conejo a una colmena que se tenía cerca y le tapió con cera los oídos. Y el bandido hizo como que seguía bebiendo.

Y el Tío Coyote por no darse por vencido siguió bebiendo y bebiendo.

Y de repente —¡ploff!— se reventó. Y cayó muerto.

¡Pobre Coyote!

Noticias Servicios Suplementos Especiales Publicidad Enlaces
Mapa del Sitio Nicas en el Exterior Contactos Ayuda
©LA PRENSA 2009 Aviso legal Política de privacidad Consultas y Sugerencias
Manual de Estilo de LA PRENSA
Búsqueda