Managua, |
Regístrese gratis aquí  |  Administre su perfil de usuario  |   
Inicio
Nosotras
La Prensa Literaria
Aquí Entre Nos
El Azote
Chavalos
Suplemento Deportivo
Negocios y Economía
Portada
Última Hora
Política
Nacionales
Economía
Campo & Agro
Regionales
Editorial
Deportes
Sucesos
Internacionales
Opinión
Revista
Vida Social
Cartas al Director
Caricaturas
Agenda de Eventos
Eventos Empresariales
Tecnología
Religión y Fe
Universitaria
Mosaico
Nuestra Gente
Entrevista
Enfoque
Hablemos del Idioma
Suplementos >> La Prensa Literaria
Antigua Catedral de Managua. (LA PRENSA/Archivo)
Apuntes sobre el Patrimonio Nacional
Según las leyes del país, qué es Patrimonio Nacional y cuál la importancia de éste en nuestra cultura
Julio León Báez
Patrimonios Nacionales declarados Patrimonios Internacionales

Nicaragua ostenta a nivel internacional dos bienes patrimoniales que han sido declarados Patrimonios Internacionales por la UNESCO:
Las Ruinas de León Viejo, declaradas Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad, por lo que este bien patrimonial forma parte de la Lista del Patrimonio Mundial y El Güegüense declarado Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.
Esta declaratoria de la UNESCO viene a darle realce a la cultura nicaragüense a pesar de que los presidentes de turno jamás le brindan a ésta el lugar que le corresponde, siempre es la cenicienta del presupuesto nacional y por ende, nuestro pueblo es el perjudicado por no tener acceso a ella, bien afirma la UNESCO, “un desarrollo sin cultura es un desarrollo sin alma”.

El término patrimonio, del latín, patrimonium, significa lo que se hereda del padre o de la madre. De esta acepción se deriva el significado de Patrimonio Nacional, que es la totalidad de los bienes de una nación, y en este existe una serie de alcances para determinar la naturaleza de cada patrimonio, sea este natural, cultural, histórico, histórico cultural, artístico cultural, etc.

En nuestro país existe un sinnúmero de sitios históricos, templos, edificios, colecciones de arte, arte público monumental, etc., que han sido declarados Patrimonio, pero cada uno de ellos con una categoría distinta, las cuales, en muchas ocasiones no las denominamos adecuadamente.

Muchas veces por ignorancia al escribir o mencionar algún bien mueble o inmueble, sitio histórico u otro bien patrimonial, acortamos el título decretado en este patrimonio porque creemos que las acepciones de dichos patrimonios son iguales, sumado a esto, la falta de un orden en la declaratoria de los bienes patrimoniales, como además la existencia de errores legislativos.

Errores Legislativos

Ante estos yerros, consultamos al especialista en patrimonio, licenciado Noel Carcache Gonzaga y preguntamos a qué se debe que no exista un orden en la Declaratoria de los Bienes Patrimoniales de la nación y cómo debería corregirse este desorden.

¿Cómo está catalogada la Loma de Tiscapa y sus alrededores? Como un Parque Nacional, como lo especifica el Decreto No. 6-96 o como un Patrimonio Nacional? Lo mismo ocurre con la Hacienda San Jacinto, declarada Monumento Nacional Histórico, según Decreto No. 125, del 29 de junio de 1949, Gaceta No. 140, y posteriormente, el Decreto No. 106, del 6 de noviembre de 1954, Gaceta No. 251, declara de utilidad pública la casa y los corrales de la Hacienda San Jacinto para la construcción de un Parque Nacional. ¿Entonces cómo se debe denominar dicha Hacienda?

“No es que no exista un orden en las declaratorias, o como se designa un bien inmueble o mueble cultural como parte del Patrimonio Nacional. Las declaratorias son coyunturales, en la mayoría de las ocasiones obedecen a un momento político determinado o bien, al interés de quien está al frente de la institución cultural, gobierno, alcaldía o inclusive de algún diputado y es lo normal, pues la sociedad civil, gobiernos municipales, gobierno central, asamblea, iglesias pueden formalmente promover que un sitio, inmueble o bien artístico o histórico se declare Patrimonio Nacional en cualquiera de sus clasificaciones: histórico, cultural, artístico, arqueológico, etc.

El problema no es la declaratoria o su formulación o vigencia sino cumplir con su contenido y respetar el bien protegido íntegramente. La asignación de presupuesto y su aplicación es importante, no obstante la sociedad civil y empresa privada deben involucrarse como efectivamente lo han hecho, con la conservación del Patrimonio”.

Carcache Gonzaga agregó que “la Loma de Tiscapa, según el decreto que crea el sitio, se llama Parque Histórico Nacional Loma de Tiscapa, el nombre monumento no está conceptualizado en la legislación cultural nacional, sí en la legislación ambiental que permite al Marena la creación de monumentos históricos como parte de las áreas protegidas nacionales. Monumento o Patrimonio Nacional son sinónimos”.

“Con respecto a la Hacienda San Jacinto, es necesario hacer la declaratoria como Patrimonio Histórico Nacional, en los mismos términos que la declaratoria de León Viejo o la Fortaleza Inmaculada Concepción. Efectivamente, el decreto de la década de los cincuenta deroga la nominación como Monumento Nacional pero por costumbre siempre se ha tenido a San Jacinto como oficialmente está declarado”, concluyó Carcache Gonzaga.

Categorías Patrimoniales

Existen diferentes categorías para definir o determinar un Bien Patrimonial, sea este sitio histórico, templos, edificios, colecciones de arte, etc. Consultamos a otro especialista en patrimonio, licenciado Luis Morales Alonso, para conocer bajo qué parámetros se otorga las categorías a los bienes patrimoniales y cuáles son dichas categorías, a lo que afirmó que “en los asuntos relacionados al patrimonio de las naciones, existen dos categorías: Patrimonio Cultural y Patrimonio Natural”.

“Patrimonio Cultural son aquellas obras materiales (muebles e inmuebles) e intangibles que revelan una importancia para la cultura, la historia y el arte del país, y se clasifica en tres tipos: histórico, cultural y artístico.”

“Como ejemplo de este tipo de patrimonio tenemos: La comedia bailete El Güegüense o Macho Ratón (Intangible). Las ruinas de la primera capital de Nicaragua, León Viejo, material-inmueble (Histórico-Cultural). El traje del poeta Rubén Darío, material-mueble (Histórico-Cultural). El Cristo de Pedrarias, material-mueble (Histórico, Cultural y Artístico) y La Catedral de León, material-inmueble (Histórico, Cultural y Artístico)”.

“Por su parte, el Patrimonio Natural pertenece a los bienes de la naturaleza, que forman importantes y destacados recursos que sobresalen por ser únicos. Recursos paisajísticos, geológicos, hídricos.

Ejemplo: El Cañón de Somoto (recurso geológico y paisajístico). El Salto de Estanzuela-Tisey (recurso hídrico y paisajístico) y el Lago Cocibolca (recurso hídrico y paisajístico)

Todos los bienes tienen intrínsecamente su categoría y tipología, pero son la sociedad y el Estado las encargadas de legalizar su estatus a través de declaratorias que son ratificadas con decretos, donde intervienen tanto el Poder Ejecutivo como el Poder Legislativo.

Las declaratorias de Patrimonio Arqueológico, Artístico, Histórico y Cultural se promueven a través de instancias relacionadas con el campo de la cultura. Después de allí se desprenden las decretadas legalmente como Patrimonio Nacional”.

Continuando con la definición de los distintos patrimonios, Morales Alonso agregó que “Patrimonio Nacional, son aquellos bienes materiales e intangibles que representan puntos relevantes para la historia, el arte y la cultura del país, y por ende representan expresiones “Únicas” que le dan representación nacional al país y revisten importancia para la región, el continente o para el mundo”.

“Como ejemplos de Patrimonio Nacional tenemos:

1.- Las obras escritas por don Rubén Darío, son Patrimonio Nacional y están incluidas en la categoría cultural de bienes materiales-muebles tipificadas como cultural, o sea que son Patrimonio Nacional Cultural. A la vez revisten importancia para la región centroamericana, para América y para el mundo.

2.- El sitio arqueológico Huellas de Acahualinca, es Patrimonio Nacional y están comprendidas en el rango cultural de bienes materiales-inmuebles tipificado como cultural, histórico y arqueológico o sea que este sitio es Patrimonio Nacional Arqueológico, Histórico y Cultural y reviste importancia mundial.

3.- La Catedral de León es Patrimonio Nacional y, asimismo, forma parte del género cultural de bienes materiales-inmuebles tipificada como cultural, histórico y artístico o sea que ese monumento es Patrimonio Nacional, Arquitectónico, Histórico, Cultural y Artístico. Reviste importancia para la región centroamericana”.

Preservación de Bienes Patrimoniales

A pesar de que en nuestro país existen declaratorias sobre los bienes patrimoniales que posee la nación, estos están en total abandono y la mayoría en estado de deterioro, incluso muchos de ellos, desaparecidos o destruidos como los murales realizados en la Avenida Bolívar, declarados Patrimonio Cultural de la Nación, en abril de 1990.

¿Qué medidas debe tomar un gobierno para el cuido, mantenimiento y preservación de nuestros patrimonios? Ante esta interrogante, Morales Alonso declaró que “lo más importante para la conservación de las obras patrimoniales es el manejo adecuado de las mismas sean muebles o inmuebles”. “En primer lugar está la prevención y seguridad, mantenimiento y exhibición con técnicas adecuadas. En segundo lugar está la protección, almacenaje con técnicas adecuadas, y en tercer lugar está la intervención física: restauración. Lo más importante está en el diseño de mecanismos adecuados de prevención y seguridad primordialmente”, concluyó.

Las Huellas de Acahualinca

Las Huellas de Acahualinca es un sitio arqueológico que no requiere declaratoria de patrimonio. Por su propia naturaleza, según la Ley de Patrimonio de 1982, es Patrimonio de la Nación.

Estas huellas de reconocida celebridad constituyen un recuerdo prehistórico de vital importancia para la antropología americana. Enclavado en los alrededores de Managua estos antiguos rastros consisten en huellas de hombres y animales solidificadas en lodo volcánico, que se encuentran a cuatro metros de profundidad y en la decimocuarta capa geológica.

La falta de una política de cuido, mantenimiento y preservación hacia este importante legado histórico cultural, ha permitido que dichas huellas se estén deteriorando.

La Fundación Hugo Palma-Ibarra inició en el año 2005 una Trienal de Arte, la cual concluye con el Acto VII en el 2007 y está dedicada a salvaguardar las Huellas de Acahualinca.

Preguntamos al presidente de dicha fundación, el artista plástico y mecenas del arte, Hugo Palma-Ibarra, en que consistirá el proyecto destinado a proteger este importante patrimonio, afirmando que “el proyecto Huellas de Acahualinca, constituye el Acto VII y final de la Trienal de Arte 2005-2007 que la fundación está llevando a cabo y tiene como propósito crear un verdadero centro cultural para la protección de las Huellas de Acahualinca y que sea un centro de importancia, sobre todo, en un sector de la capital tan marginado como es el barrio del mismo nombre”.

“Es un proyecto a realizarse a corto, mediano y largo plazo, precisamente por la calidad de la obra que se pretende y por los costos que representa, para un país tan pobre, se hace necesario contar con los recursos económicos que se nos prometan. Actualmente se cuenta con una partida inicial la cual permitirá el arranque y obviamente, contando con la colaboración de las autoridades de cultura, ya que no habiendo voluntad para mejorar ese sitio, se persigue ponerlo en condiciones tales de belleza, que las huellas por su ancianidad de más de 5,000 años sean vistas en todo su esplendor y así obtener en un futuro el reconocimiento internacional para que sean elevadas a Patrimonio de la Humanidad”, concluyó.

Noticias Servicios Suplementos Especiales Publicidad Enlaces
Mapa del Sitio Nicas en el Exterior Contactos Ayuda
©LA PRENSA 2009 Aviso legal Política de privacidad Consultas y Sugerencias
Manual de Estilo de LA PRENSA
Búsqueda